Cómo diferenciar las joyas de plata

Cómo diferenciar las joyas de plata

Uno de los materiales más usados en la joyería, también por ser uno de los más hipoalergénicos, es la plata, pero ¿Sabes cómo diferenciar las joyas de plata? Existen las de plata de ley, las chapadas o bañadas en plata... Y nosotros te vamos a dar unos consejos que te ayudarán a distinguir una joya de plata de una que no lo es.

Recomendaciones para conocer si es plata

  1. Peso. Las joyas que son de plata suelen pesar más que las que están alineadas con otros materiales como el zinc. Si tienes dudas al respecto siempre puedes preguntar por su composición (están obligados a informarte al respecto) o usar los trucos de raspar o del imán.
  2. Brillo. La plata verdadera, las joyas hechas en plata de ley y con poca aleación, suelen brillar un poco menos que las que sí están aleadas con otros materiales o poseen un baño de plata (que además se desgasta con el tiempo).
  3. Baño en plata o hecho en plata. Las joyas bañadas en plata suelen gastarse con el uso y dejar a la luz el metal (de menor calidad) con el que está hecha. Mientras que las piezas hechas en plata poseen la gran mayoría de su composición plata y no presenta ese desgaste rápido que las bañadas en plata o las mezcladas con otros materiales de menor calidad. Las hechas en plata, aunque pierdan un poco el tono y color por el roce con la piel o el aire, al limpiarse con agua y jabón o soluciones especiales suelen recuperar su color natural.
  4. Plata 925. No existen joyas o artículos de 'plata pura', es decir, la plata de ley (la que más cantidad de plata posee) puede poseer como máximo de plata pura un 0.925, sólo el 0.075 puede consistir en otros metales. La garantía de comprar una joya de plata casi pura es que tenga el sello 925. Si tu pieza no posee ese sello, entonces no es plata de ley 925.
  5. Precio. Lógicamente, las piezas y joyas de plata son más caras que las que no lo son. El precio de la plata es más alto que el de materiales como zinc, rodio o níquel, por lo que las joyas de plata suelen tener un precio más alto que las que no lo son.
  6. Truco del imán. Un truco sencillo y rápido para averiguar si la joya que tienes entre tus manos es de plata es acercarla a un imán. Si ésta se pega, es que no es de plata; o al menos no posee gran cantidad de plata.
  7. Truco de raspar. Otro truco fácil de utilizar es el de raspar la joya. Si al rasparla pierde color o se desgasta rápidamente es que la joya no es de plata.

Cuando una persona cree que es alérgica a la plata, generalmente no suele serlo sino que lo es al otro/s material (materiales) con los que está combinada. Las normativas europeas obligan a reducir el uso de níquel en las joyas para evitar las alergias por ejemplo.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario:
Tipo de código

Envios 48h